domingo, noviembre 05, 2006



Un, dos, tres, responda otra vez



El presidente Zapatero manifestó ayer, durante su intervención en el plenario de la Cumbre Iberoamericana que se celebra en Montevideo, que el terrorismo no es el problema más grave al que se enfrentan las naciones.
"ha provocado ya más víctimas que el terrorismo internacional y su potencial de destrucción es también muy superior".

El presidente de Colombia, Alvaro Uribe, le replicó que que "el gran enemigo" de las sociedades libres sí es el terrorismo, local o islámico.

El presidente del Gobierno practica un relativismo estadístico que hace unos cuantos años era patrimonio de Herri Batasuna. Pongamos un ejemplo práctico:

ETA asesinó a Miguel Ángel Blanco Garrido el sábado, 12 de julio de 1997. Aquel mismo día el tráfico se cobró en las carreteras españolas muchas más vidas que el terrorismo etarra, pero la opinión pública española no pone siempre la atención donde debería.

Y ahora, por 25 pesetas cada uno, problemas que causan más víctimas que el terrorismo. Por ejemplo, los accidentes de tráfico. Un, dos, tres, responda otra vez:

Los accidentes de carretera
Los accidentes ferroviarios
Los accidentes aéreos
Los hundimientos de naves
El sida
La droga
Las dietas hipercalóricas
Los infartos
Los accidentes vasculares
La diabetes
El colesterol
Los tsunamis
Las inundaciones en la India
Los terremotos en Turquía
La violencia doméstica
Los accidentes laborales
Los suicidios



Dieciseis respuestas acertadas, a veinticinco pesetas cada una, ¡cuatrocientas pesetas!



------------------------------------------------


Rubalcaba en Santoña

A propósito de las amenazas de ETA en el número 111 de la publicación 'Zutabe', el ministro del Interior manifestó:

"lo importante es que los ciudadanos tengan claro qué es lo que el Gobierno va a hacer y lo que nunca va a hacer".


Ciertamente, eso sería un paso notable respecto a lo que hay, pero tal vez sea mucho más importante que lo sepa el propio Gobierno. Sin embargo:



"Nadie deja de comprender cuán digno de alabanza es el príncipe que cumple la palabra dada, que obra con rectitud y no con doblez; pero la experiencia nos demuestra, por lo que sucede en nuestros tiempos, que son precisamente los príncipes que han hecho menos caso de la fe jurada, envuelto a los demás con su astucia y reído de los que han confiado en su lealtad, los únicos que han realizado grandes empresas."

(El príncipe. Nicolás Maquiavelo. Capítulo XVIII)





1 comentario:

TECONOCÍ PERO NO TE RECONOCÍ dijo...

Entro en este oxidado blog para no sumarme al otro donde tienes miles de solucionadores de la problemática, que se dice.
Como un día trabajamos juntos me sorprende que en tu perfil de Blogger incluyas, en el apartado de "intereses", TERRORISMO. Ése es un triunfo de los que están interesados en que el terroismo interese. Los medios y vosotros estías haciendo la mejor campaña de ellos, gratis et amore.